Me he quedado embarazada hace tres meses y estoy muy molesta por nauseas y vómitos por la mañana. Querría saber si el cannabis puede ser eficaz para combatir estos síntomas y si el niño puede verse afectado en el futuro.

Los problemas de nauseas y vómitos en el embarazo son una de las molestias más frecuentes durante este periodo. Están en relación con cambios hormonales que se producen en el organismo durante la gestación. En la mayoría de los casos las nauseas son más intensas a primera hora de la mañana y durante los dos o tres primeros meses de embarazo, y tienden a disminuir o desaparecer según progresa el embarazo. En la mayoría de los casos suelen aliviarse con una serie de medidas generales ( comer en pocas cantidades pero de forma frecuente, dar preferencia a alimentos fríos y sólidos sobre los líquidos y calientes, condimentar de forma sencilla evitando fritos, grasientos o muy especiados, desayunar en la cama y esperar un rato antes de levantarse…) En algunos casos es necesaria la administración de fármacos y, en casos muy raros y graves (hiperémesis gravídica) el tratamiento en hospital.

El centro del vómito está situado en un lugar del Sistema Nervioso Central situado entre la médula espinal y el cerebro (bulbo raquídeo). El bulbo raquídeo posee gran cantidad de receptores CB-1, a los que se unen específicamente tanto los cannabinoides de la planta como los fármacos ( dronabinol, nabilona…). Así, existen evidencias de que estos fármacos,e incluso la marihuana fumada, pueden aliviar las nauseas y vómitos que aparecen en algunas circunstancias. La más estudiada son los vómitos que aparecen como efecto secundario de algunas quimioterapias utilizadas en el tratamiento del cáncer.

Así, desde un punto de vista teórico, el cannabis también podría utilizarse para las nauseas y vómitos que acompañan al embarazo. Pero el inconveniente fundamental se encuentra en la posible afectación al feto. Los datos científicos sobre afectación en hijos de madres fumadoras de cannabis son confusos y contradictorios. Algunos mitos como el que el cannabis puede producir leucemias infantiles son falsos, pero es muy probable que el hábito de fumar pueda provocar un menor peso en recién nacidos y, con menor seguridad, que produzca retrasos madurativos o cognitivos leves y probablemente reversibles. Pero sí sabemos que el cannabis se difunde muy bien por el organismo y que puede llegar al feto.

Las personas adultas deberían poder decidir sobre su consumo de drogas de forma libre y responsable siempre que no afecte, aunque sea potencialmente, a terceros. Y este es uno de los casos en los que conviene extremar la precaución.  Existen suficientes alternativas farmacológicas y no farmacológicas para poder abordar este problema sin tener que recurrir al cannabis. De hecho todos los fármacos comerciales que actúan sobre el Sistema Cannabinoide Endógeno están contraindicados en embarazo y lactancia. La recomendación general es que la mujer embarazada sólo debe de tomar aquellos fármacos que sean estrictamente necesarios durante la gestación, evitando todos aquellos de los que existan dudas sobre su seguridad. El cannabis parece uno de estos últimos, por lo que debe de considerarse contraindicado durante el embarazo.

Actualizado (Martes, 30 de Noviembre de 1999 00:00)
 
 
 
 
 

Web design by Circulocrea.com